FISICOCULTURISMO TOTAL

Noticias, Videos, Fotos y Novedades, Torneos, Entrenamiento, Suplementos, Nutrición y Esteroides, Entrevistas.

Seguidores

6 de noviembre de 2010

Fisicoculturismo: Carbohidratos por las noches

El tema sobre cortar carbohidratos por la noche tiene su gran historia. Forma parte del mismo grupo de informaciones de que una determinada franja de ritmo cardíaco sirve para una mejor quema de grasas y que sólo los aeróbicoss promueven pérdida de grasas y también de que la natación es la cura para todos los males, es decir: son ideas con poco fundamento, que se enraizaron y quedaron como "verdades absolutas". Ahora vamos a tratar la comida nocturna, pero vamos primero hablar de consumo de carbohidrato durante todo el día.

En una cuenta hipotética, una persona necesita de 800 gramos de carbohidrato durante todo el día, y tener por lo menos 6 comidas diarias. Desde que se consuma esa cantidad distribuida en todas las comidas del día y desde que sea carbohidratos complejos, no hay justificante para que él se distribuya solo en las 5 primeras comidas y se corte el carbohidrato antes de dormir. Vale recordar que nuestro metabolismo basal es responsable de cerca del 70% al 85% de nuestros gastos energéticos. Esto quiere decir que aunque la persona esté durmiendo va a gastar energía. Por lo tanto, si esto es válido para una persona que no practica actividades físicas en el periodo nocturno, todos debemos imaginarnos que pasaría si no se ingiriere carbohidratos si se acaba de llegar de un entrenamiento de musculación.

En realidad, no necesitariamos continuar hablando sobre el consumo de carbohidrato por la noche después de lo que citamos, pero explicaremos mejor como funciona para esta hipótesis para los que acabaron de entrenar.

Imaginarse lo siguiente, se hace un entrenamiento de musculación por la noche, se gastó energía y se degradó músculos en ese entrenamiento.

Tras el entrenamiento, se va a tener que elegir entre comer sólo proteína y que ella sea usada sobre todo para reponer la energía gasta durante el entrenamiento, o comer carbohidrato, para que ese sea usado como repositor de energía y también para producir un pico de insulina, y proteína, y en ese momento desempeñando su papel en el crecimiento y/o mantención muscular, que es lo más buscado por los culturistas.

Entonces, para el practicante de musculación, creemos que la cuestión es simple tras el entrenamiento; sea él de día, de tarde, de noche o de madrugada, con lluvia o con sol, es OBLIGATORIO la ingesta de carbohidratos. En referencia a la liberación de HGH nocturno solo hay que recordar que el carbohidrato consumido justo después del entrenamiento será utilizado rápidamente, interfiriendo poco en este aspecto. Y, además, la liberación de HGH nocturno ya es optimizada tras un ayuno de carbohidrato de 4 horas, donde ya se entra en hipoglicemia, situación interesante para la mejora en la liberación de HGH.

Por lo tanto, como sabemos que la persona va a intentar dormir sus 8 horas diarias, sobra bastante tiempo para el HGH... y, aunque, hipotéticamente bloqueemos esa liberación de HGH, lo que es preferible quedarse sin la liberación optimizada de HGH nocturno o dejar que el organismo que se quede en estado catabólico por 8 horas no es recomendable ya que si no se consume carbohidratos se podría perder hasta quizás 300 gramos de masa muscular.

Para quien insiste en el asunto liberación de HGH, se debe puntualizar que uno de los momentos de mayor liberación de esa hormona es durante entrenamientos realmente intensos. Por lo tanto, basta entrenar serio para que tener una liberación y optimizar la HGH.

Ahora bien, si se tiene un déficit calórico durante el día porqué cortar solo de noche; es mejor cortar el carbohidrato en forma proporcional y un ejemplo sería consumir solo 250 gramos de carbohidratos por día en sustitución de comer 50 gramos en 5 comidas sin comer por las noches, resulta más eficiente y adecuado consumirlo en 6 partes de 40 gramos incluyendo la comida de la noche, y de este modo perder más grasa corporal y menos masa muscular.