FISICOCULTURISMO TOTAL

Noticias, Videos, Fotos y Novedades, Torneos, Entrenamiento, Suplementos, Nutrición y Esteroides, Entrevistas.

Seguidores

28 de marzo de 2010

Fisicoculturismo: Maximizar el crecimiento muscular

Casi todos los que han realizado levantamiento de pesas han experimentado o experimentarán síntomas de entrenamiento excesivo en algún momento de su programa de desarrollo muscular. El entrenamiento excesivo puede causar lesiones graves, fatiga crónica y hasta incluso atrofia muscular.

El entrenamiento excesivo es muy frecuente entre los atletas y en especial entre los físicoculturistas, ya que consideran que entrenar lo más posible es el modo más rápido de desarrollar músculos masivamente.

Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la realidad…

Entrenar demasiado, o a una intensidad muy alta causará entrenamiento excesivo.

Ahora bien, esto no significa que no debas realizar un gran esfuerzo para lograr resultados decentes… ya seas un físicoculturista, un atleta o simplemente alguien que quiere desarrollar masa muscular en su cuerpo, necesitas entrenar duro y tener constancia; esto se da por sentado. Para sacar mayor provecho de tu genética, debes sobrecargar los músculos progresivamente al aumentar el peso y/o la intensidad de cada sesión de levantamiento de pesas.

Sin embargo, el problema yace en que muchos de nosotros aumenta la intensidad de las sesiones de entrenamiento o no descansa lo suficiente, o lo que es peor, una combinación de ambos. La clave está en encontrar el balance justo entre el volumen y la intensidad de las sesiones de entrenamiento, y el descanso y la recuperación. Y esto es justamente lo que trataremos en este artículo.

Los efectos del Entrenamiento Excesivo en los Físicoculturistas

En primer lugar, echemos un vistazo a algunos de los efectos del entrenamiento excesivo y como se lo puede prevenir antes de que suceda.

Los Efectos del Entrenamiento Excesivo en el Sistema Nervioso

El entrenamiento excesivo afecta tanto al sistema nervioso simpático como al parasimpático de los siguientes modos negativos:

  • Ritmo cardíaco más elevado durante el sueño
  • Poco apetito
  • Hipertensión
  • Pérdida de peso
  • Trastornos del sueño
  • Ritmo metabólico elevado
  • Irritabilidad
  • Aparición temprana de fatiga

Si padeces más de uno de estos síntomas enumerados aquí, puede que te encuentres en un estado de entrenamiento excesivo, y deberías reconsiderar tu rutina lo antes posible.

Los Efectos del Entrenamiento Excesivo a Nivel Hormonal

Muchos estudios han indicado que el entrenamiento excesivo afecta negativamente el nivel hormonal, como así también la respuesta hormonal del cuerpo. Ya que las hormonas desempeñan una función importante en el proceso de desarrollo muscular, esto puede tener un efecto perjudicial en tu progreso de ejercitación.

Se ha comprobado que el entrenamiento excesivo:

  • Disminuye los niveles de testosterona
  • Disminuye los niveles de tiroxina
  • Aumenta los niveles de cortisol

El aumento en los niveles de cortisol en conjunto con la disminución en los niveles de testosterona es una combinación terrible, ya que esto causa una ruptura del tejido proteico. A la larga, esto causará una pérdida de tejido muscular.

Los Efectos del Entrenamiento Excesivo en el Sistema Inmunológico

Quizás el efecto negativo que tiene el entrenamiento excesivo en el sistema inmunológico – la primera defensa del cuerpo contra virus y bacteria dañinos – sea una de las consecuencias más alarmantes.

El entrenamiento excesivo puede disminuir drásticamente los niveles de anticuerpos y linfocitos de tu cuerpo, lo que te volvería más susceptible a contraer enfermedades. Básicamente, esto significa que si te encuentras en un estado de entrenamiento excesivo, tienes más posibilidades de enfermarte. Ya que deberás cancelar sesiones de entrenamiento mientras estás enfermo, tu progreso de desarrollo muscular disminuirá considerablemente.

Los Efectos del Entrenamiento Excesivo en el Sistema Metabólico

A continuación, una lista de cómo el entrenamiento excesivo puede afectar el sistema metabólico. Estos síntomas son los que se debaten con mayor frecuencia, y son los que no podemos ignorar:

  • Micro rupturas en los músculos
  • Niveles de glucógeno crónicamente drenados
  • Contracciones musculares lentas y débiles
  • Almacenamientos de fosfocreatina drenados
  • Acumulación excesiva de ácido láctico
  • DMAT extremo (dolor muscular de aparición tardía)
  • Tendinitis crónica

Ya a esta altura debes de haberte dado cuenta… El entrenamiento excesivo afecta al cuerpo entero, y puede tener un serio impacto sobre los resultados de tu programa de desarrollo muscular.

Ahora hablemos de los distintos tipos de entrenamiento excesivo, y que podemos hacer para evitarlos.

¿Es peor el entrenamiento excesivo causado por el entrenamiento cardio o con pesas?

Cualquier tipo de entrenamiento excesivo es malo. Sin embargo, personalmente, he experimentado ambos tipos de entrenamiento excesivo y puedo decir sinceramente que el entrenamiento excesivo por levantamiento de pesas es mucho peor, y mucho más frecuente que el entrenamiento excesivo por ejercicios cardiovasculares.

He aquí algunas de las razones:

  • Para poder desarrollarse, los músculos deben recuperarse completamente de la última sesión de entrenamiento, para cada sesión de entrenamiento. Si estás entrenando excesivamente y haces que los músculos trabajen antes de haberse recuperado completamente, causarás rupturas en el tejido muscular antes de que se haya autoregenerado, ¡lo que vuelve imposible el desarrollo muscular!
  • El entrenamiento excesivo por levantamiento de pesas te vuelve más susceptible a problemas en los sistemas nervioso e inmunológico, lo que representa graves riesgos a la salud.
  • Puede llevar a los principiantes por el mal camino, quizás si gastan dinero en complementos innecesarios, o lo que es peor, en esteroides.

Personalmente, creo que solo los atletas competitivos tales como los nadadores, los corredores y los ciclistas, corren un grave riesgo de alcanzar un estado de entrenamiento cardiovascular excesivo, ya que suelen entrenar durante dos o más horas diarias.

Lo cierto es que es mucho más fácil que el hombre medio alcance un estado de entrenamiento excesivo por medio del levantamiento de pesas que por un entrenamiento cardiovascular, y también creo que los efectos pueden ser más graves.

¿Cómo me doy cuenta que estoy entrenando excesivamente?

Determinar si uno está entrenando excesivamente es bastante simple. Si estás en sintonía con tu cuerpo, por lo general puedes notar los signos del entrenamiento excesivo antes de que sean de gravedad. Si pierdes el interés en las sesiones de entrenamiento, tienes trastornos del sueño, y te sientes débil e irritable, puede que te encuentres en un estado de entrenamiento excesivo y deberías tomarte una semana o más para descansar.

Si sufres de dos o más de los síntomas detallados anteriormente en este artículo, debería de servirte como advertencia.

Otra variable que puedes utilizar para determinar si estás entrenando excesivamente es llevar un registro de tu desempeño en las sesiones de ejercicio.

¿Ha mejorado tu desempeño físico en comparación con tu sesión de ejercicio previa?

Por ejemplo, supongamos que en la última sesión de ejercicios pudiste realizar 8 pull-ups utilizando el peso de tu cuerpo, pero solo pudiste realizar 6 pull-ups la semana posterior. Esto significa que no le has ‘ganado’ a tu sesión de ejercicios previa, no te has recuperado, y por lo tanto es probable que estés entrenando excesivamente. Tienes que reexaminar tu programa e introducirle modificaciones para que puedas ver un progreso todas las sesiones de ejercicio.

¿Cómo Puedo Evitar el Entrenamiento Excesivo?

Para evitar el entrenamiento excesivo, debes adoptar un enfoque multifacético. Debes considerar todos los siguientes factores: determinar el adecuado volumen e intensidad de entrenamiento, ingerir los alimentos adecuados, y obtener la cantidad de sueño y recuperación adecuadas. Ahora analicemos cada uno de estos factores más detalladamente.

Volumen de Entrenamiento Adecuado

Determinar el volumen de entrenamiento adecuado puede ser tarea difícil, especialmente en los comienzos. Debes estipular cuanto peso levantarás y cuantas repeticiones realizarás para cada una de las sesiones de ejercicio.

Debes utilizar tu propio juicio en este caso, basado en tu capacidad de recuperación y en tus métodos de recuperación. Recuerda que el objetivo es que mejores en cada sesión de entrenamiento, y si esto no sucede, debes disminuir la intensidad de tus sesiones.

Aquí es donde muchas personas se equivocan. Comienzas con la sesión de entrenamiento y te das cuenta de que no te has recuperado totalmente. Puedes continuar entrenando a una menor intensidad que tu sesión previa, o directamente postergar la sesión.

Por más difícil que sea, postergar la sesión es la opción correcta. ¡Simplemente vuelve a casa! Tu cuerpo te está diciendo que necesita más descanso, ¡y debes escucharlo!

No tiene sentido continuar entrenando a una menor intensidad, generando aun más rupturas en el tejido muscular. Si continúas, aumentarás el riesgo de sufrir lesiones, y le harás más difícil la tarea de recuperación a tu cuerpo para estar listo para la próxima sesión.

Nutrición Adecuada

Tu dieta desempeña una importante función en tu programa de desarrollo muscular. Ayuda a regular los niveles hormonales, provee energías, y proporciona los bloques estructurales que se utilizan para crear nuevo tejido.

A continuación, unas recomendaciones alimenticias que limitarán las posibilidades de un entrenamiento excesivo:

  • No te saltees el desayuno. Esta es una de las comidas más importantes del día. Saltearse el desayuno es muy catabólico y puede estimular la pérdida de músculos.
  • Nunca pases hambre. Si estás tratando de desarrollar masa muscular, debes alimentar a tu cuerpo constantemente con alimentos de calidad para que nunca tenga la oportunidad de catabolizar los tejidos musculares.
  • A menos que estés intentando desarrollar músculos y perder peso, asegúrate de que te hayas alimentado con anterioridad a tu sesión de entrenamiento y de que no estés pasando hambre.
  • Ten la comida más grande del día dentro de la hora siguiente a tu sesión de entrenamiento. ¡Hazlo cada vez que entrenas!
  • Considera tomar complementos confiables como creatina y antioxidantes para aumentar el desempeño y combatir radicales libres.
  • Come cada 2-3 horas para asegurar que tu cuerpo permanezca en un estado anabólico.
  • Mantén los niveles de glucógeno a su capacidad máxima para impedir ruptura del tejido muscular.

Descanso y Recuperación

El descanso y la recuperación son esenciales cuando se trata de evitar el entrenamiento excesivo. Asegúrate de dormir al menos 7 horas todas las noches, y de que tus horarios sean constantes. En cuanto al tiempo de recuperación, es importante que tengas días libres entre las sesiones de entrenamiento con pesas. Trata de tener un día de descanso entre sesiones de entrenamiento con pesas, y nunca entrenes los mismos grupos musculares en días consecutivos.

Via: elfisicoculturismo